Taller William Cumpiano para las Artes

Screen Shot 2021-05-25 at 12.19.59 PM.pn
Taller WRC para las Artes logo HORIZ.jpg
Screen Shot 2020-10-15 at 4.16.00 PM.png
Screen Shot 2020-08-10 at 4.03.12 PM.png

Manual de construcción del tiple
(en ingles) para los talleres de tiples de William Cumpiano llevados a cabo en Chicago. Dibujos de Sylvia Alotta

Uno de los nuevos proyectos que con más entusiasmo e interés actualmente implementa el Centro está vinculado al estudio, investigación, rescate y difusión de los instrumentos musicales tradicionales de Puerto Rico—particularmente los de cuerdas y de percusión.

     Este esfuerzo se inició en el verano de 1974 cuando nuestro fundador invitó a Pedro C. Escabi  Agostini a ofrecer, a trescientos estudiantes de las escuelas superiores de la región suroeste del país, un seminario para recoger el folclor. Se grabaron cientos de entrevistas en casetes. Un número considerable de estas grabaciones eran de artesanos fabricantes de instrumentos.

     En la década de 1990 se estableció una alianza con el Proyecto del Cuatro. Con el asesoramiento y material fotográfico de sus fundadores, Juan Sotomayor, William Cumpiano y Wilfredo Echevarría, nació y se desarrolló en 1999 el Certamen para la fabricación del cuatro antiguo, la bordonúa y el tiple; en 2012 celebramos el Encuentro de Investigadores y estudiosos de los instrumentos tradicionales de PR, en Ponce; en 2014 organizamos la exposición Mi Música en el Museo de las Américas en San Juan, luego traslada en 2018 a la Casa Paoli donde es una de sus exhibiciones permanentes.

      Tan pronto sea posible se iniciará, en las instalaciones de la Casa Paoli, una serie de talleres pre-vocacionales dirigidos a jóvenes que.  aprender las técnicas que se utilizan para el ensamblaje del tiple doliente y la futura fabricación de nuestros instrumentos musicales. Hemos decidido que este nuevo proyecto lleve el nombre de Taller de Arte William Cumpiano como un reconocimiento a su gran apoyo y a su trayectoria como maestro luthier.

Screen Shot 2022-05-19 at 12.14.02 PM.png

     En 1997 la Universidad de Massachusetts, en Amherst, lo distinguió “por su labor en la preservación de la cultura puertorriqueña a través de la construcción de instrumentos tradicionales de cuerda y emprendiendo la tarea de enseñar su arte y orígenes a otros.” Ese es solo un reconocimiento otorgado al puertorriqueño William R. Cumpiano que desde su residencia en Estados Unidos continúa divulgando la grandeza de la música del País sobre todo a través de la construcción de instrumentos.

     Cumpiano nació el 30 de abril de 1945 en San Juan. Sus primeros estudios los cursó en la escuela primaria y secundaria de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras y en St. Joh´s Preparatory School en el Condado, Santurce. Luego de graduarse en 1968 de la academia de arte Pratt Institute de Brooklyn, en Nueva York, con un bachillerato en Diseño Industrial, Cumpiano trabajó como diseñador de muebles en las empresas Knoll International y Eppinger Furniture durante dos años.

      Comenzó a estudiar el arte de construir guitarras en Nueva York y luego siguió en New Hampshire, con los maestros lutieres Michael Gurian y Michael Millard. Un lutier es una persona que construye o repara instrumentos de cuerda. William Cumpiano estableció su primer taller en 1974. Desde entonces ha construido más de trescientos instrumentos de plectro, principalmente a mano, para músicos profesionales en Estados Unidos, Europa, Asia y el Caribe. Entre sus clientes se encuentran los célebres guitarristas norteamericanos Paul Simon, Arlo Guthrie, Michael Lorimer, John Abercrombie, Country Joe MacDonald, the Todd Rundgren band, June Millington, y Joel Zoss.

     Una de las iniciativas más importantes que le sirve a este lutier para divulgar su arte es el “Proyecto del Cuatro Puertorriqueño”, cofundado por él junto al periodista Juan Sotomayor. Ese esfuerzo recibió el endoso y apoyo financiero del National Endowment for the Arts, el Smithsonian Institution, el Massachusetts Foundation for the Humanities, el Massachusetts Cultural Council, y el Instituto de Cultura Puertorriqueña. Producto de esa organización, Sotomayor, Cumpiano y la profesora Myriam Fuentes publicaron el libro “Cuerdas de mi tierra, Una historia de los instrumentos de cuerda nativos de Puerto Rico: Cuatro, Tiple, Vihuela y Bordonúa, en 2014.

     En 1987 Cumpiano junto a Jonathan Natelson había publicado “Guitarmaking: Tradition & Technology, A Complete Reference for the Design & Construction of the Steel-String Folk Guitar & the Classical Guitar”. El mismo ha vendido 80,000 copias. También es autor de decenas de artículos sobre guitarras, construcción de instrumentos de cuerdas, fabricación de cuerdas, e instrumentos puertorriqueños.Cumpiano es colaborador de la columna de preguntas del “Acoustic Guitar Magazine”.

Renace un Olvidado Tiple Requinto Costero de 1898

tiple costeros in .jpeg

El delicado sonido de instrumentos nativos de cuerda que en épocas remotas se podían oír por todos los campos de la isla—sonidos callados como resultado de cambios sociales y la desaparición de los campesinos que sabían tocarlos—brota de nuevo, producto de los esfuerzos de investigadores, folkloristas y artesanos. El ejemplo mas reciente de este esfuerzo es la reciente fabrucación de una serie de tiples minuciosamente copiados de reliquias genuinas recientemente encontrados en archivos extranjeros no disponibles al público en general.

Screen Shot 2021-05-13 at 2.22.30 PM.png

En abril de 2021, el estudiante de museología Norman. R. Storer Corrada se comunicó con el lutier maestro William Cumpiano, indicando que durante su reciente visita a Washington DC como parte de sus estudios profesionales al Museo de Historia [Norte] Americana—uno de los numerosos museos de la ciudad bajo el auspicio del Instituto Smithsoniano—descubrió, dentro de archivos alejados de la vista pública, una maravillosa colección de instrumentos puertorriqueños que datan del siglo antepasado—cuatros y tiples antiguos, todos protegidos de los estragos del tiempo, todos en condición virtualmente original. Este fue un hallazgo de gran importancia entre los estudiosos de la historia de la música y artesanía tradicional puertorriqueña, porque en la isla se han preservado no más de seis o siete instrumentos nativos de más de 80 años de existencia, y entre ellos la mayoría han sobrevivido en pobres condiciones. La situación se debe sin duda al poco valor que históricamente se le ha dado a las manifestaciones de los campesinos de la isla y por lo tanto casi toda su obra, en términos de utensilios diarios y artesanías, se ha relegado al descuido y la polilla.

 

 

 

 

 

 

 

 

Un número de dichos artefactos terminaron en los archivos del museo Smithsoniano de Washington, todos cuidadosamente documentados y preservados. Y así los encontró el estudiante Storer Corrada quien le dispuso a William Cumpiano fotografías de los antiguos instrumentos puertorriqueños que preservaba el museo, junto con los archivos adjuntos que documentan sus medidas y procedencia. Cumpiano, un artesano maestro quien había participado en un intensivo estudio de veinticinco años de los instrumentos autóctonos de la isla, creo un plano de construcción de uno de los tiples de la colección, partiendo de las fotos y medidas provistas por Storer Corrada.

El instrumento en particular fue parte de tres tiples donados hace más de cien años al Instituto por el Coronel Paul E. Beckwith, quien en gira por la isla obtuvo tres tiples como motivo de recuerdo, y a la vez le tomó una fotografía, fechada 1899 a tres músicos callejeros en Ponce tocando guiro y guitarra, y un músico tocando uno de los tres tiples que posteriormente llegó a parar en el museo de Washington DC. En octubre, Cumpiano, junto con el director del CIFPR Nestor Murray, completaron en su taller tres copias del mismo instrumento, hecho enteramente de maderas nativas, caoba y yagrumo, siguiendo fielmente las medidas y detalles del instrumento original, incluyendo sus clavijas de madera y sus trastes, o notas, enlazados de cordel. Dos de los instrumentos formarán parte de la colección permanente de instrumentos nativos de la Casa Paoli y el tercero se usará para recaudar fondos para el museo.

Musicos nativos circa 1899 Ponce Beckwith 2.jpg